Efectos de la meditacion

Efectos de la meditacion, Ejercicios de respiración

Efectos de la meditación en el cerebro

La meditación: Una forma sencilla y rápida de reducir el estrésLa meditación puede borrar el estrés del día, trayendo consigo la paz interior. Vea cómo puede aprender fácilmente a practicar la meditación cuando más lo necesite.Por el personal de Mayo Clinic
La meditación se ha practicado durante miles de años. Originalmente, la meditación tenía por objeto ayudar a profundizar la comprensión de las fuerzas sagradas y místicas de la vida. En la actualidad, la meditación se utiliza comúnmente para la relajación y la reducción del estrés.
Durante la meditación, se centra la atención y se elimina la corriente de pensamientos confusos que pueden estar abarrotando la mente y causando estrés. Este proceso puede dar lugar a un mayor bienestar físico y emocional.
Asegúrese de hablar con su médico sobre los pros y los contras de la meditación si tiene alguna de estas condiciones u otros problemas de salud. En algunos casos, la meditación puede empeorar los síntomas asociados a ciertas condiciones de salud mental y física.
La meditación es un término general que engloba las diversas formas de alcanzar un estado de relajación. Hay muchos tipos de meditación y técnicas de relajación que tienen componentes de meditación. Todas comparten el mismo objetivo de alcanzar la paz interior.

Beneficios de la meditación para la piel

Se han estudiado los efectos psicológicos y fisiológicos de la meditación. En los últimos años, los estudios sobre la meditación han implicado cada vez más el uso de instrumentos modernos, como la resonancia magnética funcional y el electroencefalograma, que son capaces de observar la fisiología del cerebro y la actividad neuronal en sujetos vivos, ya sea durante el propio acto de meditación o antes y después de la misma. De este modo, se pueden establecer correlaciones entre las prácticas meditativas y la estructura o el funcionamiento del cerebro.
Desde la década de 1950 se han llevado a cabo cientos de estudios sobre la meditación, pero muchos de los primeros estudios eran defectuosos y, por lo tanto, arrojaron resultados poco fiables[1][2] Los estudios contemporáneos han intentado abordar muchos de estos defectos con la esperanza de guiar la investigación actual hacia un camino más fructífero[3] En 2013, los investigadores de Johns Hopkins, que publicaron en el Journal of the American Medical Association, identificaron 47 estudios que se califican como bien diseñados y, por lo tanto, fiables. Basándose en estos estudios, concluyeron que hay pruebas moderadas de que los programas de meditación pueden reducir la ansiedad, la depresión y el dolor, pero no hay pruebas de que sea más eficaz que los tratamientos activos, como los fármacos o el ejercicio[4]. Otro importante artículo de revisión también advertía sobre la posible desinformación y mala interpretación de los datos relacionados con el tema[5].

Efectos de la meditación en la salud mental

La semana pasada, un estudio de la UCLA descubrió que los meditadores de larga duración tenían un cerebro mejor conservado que los no meditadores a medida que envejecían. Los participantes que habían meditado durante una media de 20 años tenían más volumen de materia gris en todo el cerebro; aunque los meditadores de más edad seguían teniendo cierta pérdida de volumen en comparación con los más jóvenes, no era tan pronunciada como la de los no meditadores. “Esperábamos efectos más bien pequeños y distintos localizados en algunas de las regiones que se habían asociado previamente con la meditación”, dijo el autor del estudio, Florian Kurth. “En cambio, lo que realmente observamos fue un efecto generalizado de la meditación que abarcaba regiones de todo el cerebro”.
Uno de los estudios más interesantes de los últimos años, llevado a cabo en la Universidad de Yale, descubrió que la meditación de atención plena disminuye la actividad en la red de modo por defecto (DMN), la red cerebral responsable del vagabundeo de la mente y de los pensamientos autorreferenciales, también conocida como “mente de mono”. La DMN está “encendida” o activa cuando no pensamos en nada en particular, cuando nuestra mente sólo divaga de pensamiento en pensamiento. Dado que el vagabundeo de la mente se asocia normalmente con ser menos feliz, rumiar y preocuparse por el pasado y el futuro, el objetivo de muchas personas es reducirlo. Varios estudios han demostrado que la meditación, a través de su efecto tranquilizador en la DMN, parece hacer precisamente esto. E incluso cuando la mente empieza a divagar, debido a las nuevas conexiones que se forman, los meditadores son mejores para volver a salir de ella.

Beneficios de la meditación para los niños

En las últimas décadas, el interés del público por la meditación de atención plena se ha disparado. Paralelamente, y quizás alimentando la creciente aceptación popular, ha aumentado la atención científica. El número de ensayos controlados aleatorios -el estándar de oro para el estudio clínico- que implican mindfulness ha pasado de uno en el período 1995-1997 a 11 entre 2004-2006, a la friolera de 216 entre 2013-2015, según un artículo reciente que resume los hallazgos científicos sobre el tema.
Los estudios han demostrado los beneficios contra una serie de condiciones tanto físicas como mentales, incluyendo el síndrome del intestino irritable, la fibromialgia, la psoriasis, la ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático. Pero algunos de estos resultados se han puesto en duda porque los estudios tenían muestras de pequeño tamaño o diseños experimentales problemáticos. Aun así, hay un puñado de áreas clave -como la depresión, el dolor crónico y la ansiedad- en las que estudios bien diseñados y ejecutados han mostrado beneficios para los pacientes que participan en un programa de meditación de atención plena, con efectos similares a los de otros tratamientos existentes.