Como desarrollar la inteligencia emocional

Como desarrollar la inteligencia emocional, Ejercicios de respiración

Cómo desarrollar la inteligencia emocional en los niños

Las cualidades que hacen a los líderes y directores generales excepcionales son ampliamente discutidas. Los grandes líderes abordan las tareas con claridad, son organizados y demuestran otros rasgos positivos. Pero hay algo que es la base del éxito del liderazgo: la inteligencia emocional. Se trata de la capacidad de empatizar con las emociones de los demás y gestionar las propias.
La capacidad de comprender nuestras emociones y cómo afectan a nuestro rendimiento depende del conocimiento de uno mismo. Entender cómo tus pensamientos, sentimientos y acciones se alinean con tus creencias y tu sentido de la integridad te permitirá ser más consciente de tus relaciones personales y empresariales y ser sincero contigo mismo. La autoconciencia te ayudará a descifrar lo que es (o no es) importante para ti, de modo que puedas tomar decisiones en armonía con tu visión, tus valores y tus objetivos.
El autocontrol emocional implica mantener bajo control las emociones e impulsos perturbadores, mantener nuestra eficacia en condiciones estresantes u hostiles, y aprender a controlar nuestros impulsos y retrasar la gratificación cuando sea necesario. Controlar nuestras emociones para actuar de forma razonable o adecuada en cualquier situación nos ayudará a afrontar el estrés de forma más eficaz, permitiéndonos adaptarnos mejor cuando sea necesario. Aprendemos a gestionar nuestras emociones extremas y a canalizar la energía negativa en acciones positivas.

Dominio de la inteligencia emocional: un…

Para aquellos que crecieron creyendo que el trabajo duro y las buenas notas eran el camino más seguro hacia el éxito, puede resultar sorprendente que la inteligencia emocional (no la intelectual) sea uno de los factores que más predicen el éxito. Pero, ¿por qué es tan importante y cómo se desarrolla la inteligencia emocional?
Si necesitara que alguien le escuchara, ¿a quién llamaría? Lo más probable es que esa persona tenga una gran inteligencia emocional. Todos conocemos a personas que parecen saber exactamente qué decir para hacernos sentir mejor, o incluso parecen ser capaces de articular nuestros sentimientos mejor que nosotros.
Pero la inteligencia emocional es algo más que tener y expresar empatía o simpatía. En su forma más simple, las personas con inteligencia emocional no asumen que todo el mundo interpretará o responderá igual que ellos.
La inteligencia emocional es la capacidad de comprender los sentimientos y la forma en que éstos moldean los pensamientos y las acciones. Las personas con un alto nivel de inteligencia emocional (lo que se conoce como una alta Inteligencia Emocional) son capaces de percibir sus propios sentimientos y los de los demás. Pueden anticipar cómo sus acciones pueden afectar a otras personas. Igualmente importante, también tienen una mayor comprensión de la serie de emociones y acciones que pueden haber llevado a la persona que tienen delante a estar donde están en una decisión. También pueden utilizar esta comprensión de sus propias emociones y de las de los demás para tomar decisiones sobre qué acciones emprender, reconociendo que cada persona reaccionará de forma diferente.

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional (EQ o EI) es uno de los indicadores más fuertes del éxito en los negocios. ¿Por qué? La Inteligencia Emocional no es sólo la capacidad de identificar y gestionar las propias emociones, sino también la capacidad de reconocer las emociones de los demás.  Este estudio de Johnson & Johnson demostró que los trabajadores con mayor rendimiento eran también los que mostraban una mayor inteligencia emocional.  Y según Talent Smart, el 90% de los trabajadores de alto rendimiento poseen una alta Inteligencia Emocional, mientras que el 80% de los de bajo rendimiento tienen una baja Inteligencia Emocional. En pocas palabras, tu inteligencia emocional es importante.
Muchos de mis clientes suelen acudir a mí frustrados con sus jefes, dispuestos a renunciar debido a la mala relación que tienen con su jefe. Cuando escucho lo que sucede, suele ser que estos líderes no están demostrando altos niveles de inteligencia emocional. ¡No dejes que ese seas tú!
1. Gestiona tus emociones negativas. Cuando eres capaz de gestionar y reducir tus emociones negativas, es menos probable que te sientas abrumado. Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Prueba esto: Si alguien te molesta, no saques conclusiones precipitadas. En su lugar, permítete ver la situación de varias maneras. Intenta ver las cosas de forma objetiva para no alterarte tan fácilmente. Practica la atención plena en el trabajo y observa cómo cambia tu perspectiva.

Libros de inteligencia emocional

Las habilidades blandas son fundamentales para una gestión eficaz de las personas. La iniciativa, la adaptabilidad y la capacidad de persuasión son algunos ejemplos de habilidades blandas. Pero la habilidad blanda más esencial para ser un buen líder es la inteligencia emocional (IE).
El éxito de su empresa no sólo depende de las habilidades técnicas. También depende de lo bien que interactúe con su personal, lo comprenda y lo motive. Una gestión eficaz de las personas le ayudará a reducir los conflictos en el lugar de trabajo y a aumentar la productividad.
Por ejemplo, necesita empatía para poder calibrar cómo se siente su equipo con respecto a un proyecto o un problema en el lugar de trabajo para resolverlo o motivarlo en consecuencia. Ser capaz de percibir las emociones de los demás te ayudará a entender lo que les mueve. Esto puede ayudarle a delegar en consecuencia y a obtener lo mejor de su equipo.
No sólo debe trabajar en el aumento de su propia inteligencia emocional, sino también ayudar a su personal a desarrollar esas habilidades blandas fundamentales. Los empleados con una alta IE son colaboradores, auto-motivados, fáciles de llevar y buenos para construir relaciones positivas con sus colegas y clientes. Esto, inevitablemente, beneficia a sus resultados.