Como afrontar el miedo

Como afrontar el miedo, Ejercicios de respiración

Cómo afrontar el miedo bíblicamente

Ahí está de nuevo, ese dolor punzante que recorre tu cuerpo como un rayo helado. De repente, la horrible sensación de vacío se extiende por ti. Tus manos empiezan a temblar y te sientes abandonado y completamente impotente. Sin embargo, en realidad no ha pasado nada, aparte del hecho de que te acaban de dejar. Pero no en el sentido de una ruptura: simplemente no has podido soportar la marcha de alguien cercano. Ahora tus emociones se vuelven locas. Y aunque tu cabeza sabe que estás exagerando por completo, el miedo a la pérdida te tiene atrapado una vez más.
Todos conocemos el miedo a las despedidas y a la pérdida de seres queridos, situaciones o cosas. Algunos tienen mucho miedo de perder a su pareja o a su mejor amigo. Otro teme por su trabajo o su estatus social. Hasta cierto punto, esto es perfectamente natural. Pero a veces el miedo a la pérdida se nos va tanto de las manos que prácticamente nos adormece. Perdemos de vista la realidad, sufrimos terriblemente y construimos un muro protector a nuestro alrededor. De dónde viene el miedo a la separación, cómo reconocerlo y cómo superarlo, lo aprenderá en este artículo de la revista.

Sentirse asustado sin motivo

En esta sección abordamos las cosas que puedes hacer por tu cuenta para trabajar con el miedo y la ansiedad. No cubrimos las numerosas y valiosas técnicas y terapias disponibles cuando se trabaja con psicólogos profesionales u otros proveedores. Éstas son esenciales para quienes han experimentado un trauma o sufren de miedo o ansiedad intensos.
La única manera de afrontar el miedo es enfrentarse a él. Evitar nuestros miedos sólo nos impide avanzar: nos hace sentirnos ansiosos. Pero sé amable contigo mismo y haz sólo lo que te parezca seguro.    Si notas que te entra más pánico, tómate un descanso y busca algo agradable o reconfortante en lo que fijarte o hacer. Si después te sientes seguro, puedes intentar explorar tu miedo de nuevo, tomando descansos según sea necesario. Si te resulta difícil abordar los miedos crónicos o la ansiedad por tu cuenta, ten en cuenta que los terapeutas pueden ser de gran ayuda para trabajar las estrategias de evitación. Si has sufrido un trauma, es especialmente importante trabajar con un terapeuta para crear un entorno seguro en el que puedas enfrentarte a tu miedo y reconstruir tus recuerdos.

Cómo superar el miedo a una persona concreta

Nadie puede reducir los errores a cero, pero puedes aprender a aprovechar tu impulso para evitarlos y canalizarlo para tomar mejores decisiones. He aquí cómo convertirse en un preocupador más eficaz: no tenga miedo ni se avergüence de su miedo, utilice la agilidad emocional para etiquetar sus sentimientos y actuar de acuerdo con sus valores, céntrese en perfeccionar sus procesos y no los resultados, amplíe su pensamiento, reconozca el valor del tiempo libre y evite el ruido que nubla el juicio.
Nuestra cultura glorifica la intrepidez. La imagen tradicional de un líder es la de alguien inteligente, duro y sin miedo. Pero el miedo, como cualquier emoción, tiene un propósito evolutivo y una ventaja. Su preocupación por cometer errores está ahí para recordar que estamos en una situación desafiante. Un líder precavido tiene valor. Esto es especialmente cierto en tiempos como estos. Así que no te dejes llevar por la rumia: “No debería tener tanto miedo”.
No te avergüences ni te asustes de tu miedo a cometer errores y no lo interpretes como una prueba de que eres un líder indeciso, o poco audaz, poco visionario. Si tienes una tendencia natural a centrarte en la prevención, canalízala para ser audaz y visionario. (Si le cuesta creerlo, identifique a los líderes que han hecho justamente eso al averiguar cómo prevenir los desastres).

Cómo afrontar el miedo y la ansiedad

No hay forma más segura de fracasar que no intentarlo nunca. Este año, no permitas que el miedo acabe con tu empeño antes incluso de ponerte en marcha. Aquí tienes 14 formas de superar el miedo y hacer que este año no te frene nada.
1. Entiende el miedo y acéptalo. El miedo existe para mantenernos a salvo. No es inherentemente malo o bueno, sino una herramienta que podemos utilizar para tomar mejores decisiones. El miedo no está diseñado para mantenernos inactivos, sino para ayudarnos a actuar de manera que generemos los resultados que necesitamos y queremos. Acepta el miedo como una instrucción y deja que informe tus acciones, pero no que las controle.
2. No te limites a hacer algo, ¡parate ahí! Tendemos a admirar a las personas que se apresuran a actuar, pero ser deliberado, crear un plan y marcar el ritmo también son acciones. Muchas empresas exitosas se han visto amenazadas o arruinadas sólo por la prisa. Cuando el miedo te asalte considera si la acción correcta podría ser analizar las opciones y tomar una decisión sabia y bien pensada en lugar de saltar a lo que parece correcto en el calor del momento.
3. Poner nombre al miedo. A veces, el mero hecho de decir cuál es tu miedo te da fuerzas para enfrentarte a él. Diga su miedo en voz alta, escríbalo o concentre su mente en él. Cuando intentas ignorar tu miedo, éste crece. Cuando te enfrentas a él, se reduce.